Carpetazo judicial al ‘caso Oikos’, la mayor investigación sobre corrupción en el fútbol | Fútbol | Deportes

Ni corrupción deportiva, ni organización criminal, ni blanqueo de capitales ni estafa a las casas de apuestas. La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 5 de Huesca, Alicia Bustillo, ha dictado un auto por el que acuerda el sobreseimiento provisional y archivo del sumario del caso Oikos, el que cuando se destapó, en mayo de 2019, fue el considerado el mayor caso de corrupción en el fútbol conocido. A punto de cumplirse cinco años de las primeras detenciones, entre ellas la de los exjugadores Raúl Bravo y Carlos Aranda, a los que los informes policiales señalaban como presuntos cabecillas de la trama, la magistrada concluye en su resolución judicial, fechada el pasado lunes y a la que ha tenido acceso EL PAÍS, que “no existen indicios bastantes” de que en los cinco partidos investigados, entre ellos dos de Primera ―los que disputaron Real Valladolid-Valencia y Getafe-Villarreal de la última jornada de la temporada 2018-2019― se hubiera producido ningún tipo de amaño. La decisión de la jueza, que ha contado con el respaldo de la Fiscalía, no es firme y puede ser aún recurrida.

La decisión de la magistrada de dar carpetazo a la investigación del caso Oikos era previsible después de que en los últimos meses hubiera cerrado por falta de pruebas algunas de las líneas de investigación y hubiera levantado la imputación a varios investigados. La decisión ha venido precedido, además, por un reciente escrito de la Fiscalía en el que afirmaban que las pesquisas habían arrojado únicamente “conjeturas, hipótesis y razonamientos convincentes pero que, se insiste, no prueban la comisión del delito de corrupción deportiva”. El primer juez instructor del caso Ángel de Pedro, ya reconocía en un auto de noviembre de 2022, poco antes de su traslado, sobre la extraordinaria dificultad que entraña la persecución de la corrupción en el deporte, incluso cuando todo apunta a que existió.

Leer más  infertilidad masculina: las estrategias más efectivas

En su resolución judicial del pasado lunes, la magistrada respalda el planteamiento de la Fiscalía y lo aplica en los cinco partidos que se investigaron ―además de los dos de Primera, otros dos de Segunda y uno de Tercera―, además de incidir en que, como ya fijó el Tribunal Supremo en su sentencia sobre el caso Osasuna, las primas a terceros por ganar no son delictivas. La jueza recuerda que la investigación se inició en torno a una supuesta organización criminal liderada por Aranda y Bravo en la que participaban en escalones inferiores varios jugadores de distintas categorías y en la que habían sido presuntamente corrompidos varios directivos de la SD Huesca. Según los informes policiales, el objetivo de esta supuesta trama era el “amaño de partidos de fútbol para conseguir un beneficio ilícito mediante las apuestas deportivas a esos resultados previamente pactados”.

Sin embargo, la jueza señala que en ninguno de los cinco partidos se han encontrado indicios de la existencia de esa trama ni de ninguno de los delitos que se le atribuían, para lo que realiza un análisis partido a partido del resultado de las pesquisas. Así, sobre el encuentro Sariñena-Cariñena, de la Tercera aragonesa celebrado el 13 de abril de 2017, señala que “no está acreditado” que hubo pagos a los jugadores del primer equipo por perder. La magistrada señala que las conversaciones intervenidas a algunos de los investigados sobre supuestos pagos y deudas por el resultado ―al final el Sariñena ganó el encuentro― pudieron “derivar de cualquier otra actividad que no se ha concretado a lo largo de la investigación”. “Resulta evidente que, independientemente de que en las conversaciones se hable de una deuda, no puede esta atribuirse a un amaño del partido objeto de autor, y mucho menos a un pago por perder, que es el hecho punible”, resalta la resolución.

Leer más  Hallado muerto en su celda Igor Postolache, el asesino de la niña Erika Yunga en Oviedo | Sociedad

En el caso del partido SD Huesca-Gimnastic de Tarragona, disputado el 27 de mayo de 2018 y sobre el que se produjeron numerosas apuestas a la victoria del equipo catalán que levantaron las sospechas que dieron pie al inicio de la investigación, la magistrada señala que “no se ha podido objetivar que, efectivamente, existiese una prima por perder a recibir, evidentemente, por el equipo perdedor, elemento esencial para poder mantener el procedimiento por estos hechos”. El auto señala que lo que posiblemente hubo entre los jugadores de ambos equipos fue “un pacto de caballeros, habitual en el fútbol en el sentido de que, si uno no se juega nada [que era el caso del Huesca] y el otro sí [el Gimnastic] se baja la intensidad del juego en una suerte de ‘hoy por ti, mañana por mí”.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_