Dimite Humza Yousaf, ministro principal de Escocia, para evitar la censura del Parlamento | Internacional

El ministro principal de Escocia, Humza Yousaf, ha anunciado este lunes su dimisión, apenas trece meses después de ponerse al frente del Gobierno autónomo, al ser incapaz de frenar la crisis que él mismo provocó. Con dos mociones de censura en su contra, previstas esta misma semana y que no ha logrado detener, Yousaf ha tirado la toalla. El Partido Nacional Escocés (SNP, en sus siglas en inglés) ve así agravado su declive, que comenzó hace más de un año con la caída de Nicola Sturgeon, implicada en un escándalo de corrupción. La predominancia del independentismo en la política escocesa de la última década se ve amenazada ahora, en gran parte, por el cambio de ciclo que parece avecinarse en todo el Reino Unido, con la previsible victoria del Partido Laborista en unas futuras elecciones generales.

“Podría haber logrado una ruta para superar las mociones de censura previstas para esta semana, pero no estoy dispuesto a comerciar con mis valores y principios para alcanzar acuerdos que irían en contra de ellos, solo para retener el poder”, ha dicho Yousaf en una declaración institucional. El aún ministro principal de Escocia —permanecerá en el puesto hasta que el SNP designe un sustituto— ha pedido a su partido que ponga en marcha unas primarias para elegir a un nuevo líder.

Yousaf desató la tormenta el pasado jueves, con un error de cálculo que ha resultado fatídico. Presionado por el ala más a la derecha del Partido Nacional Escocés (SNP, en sus siglas en inglés), decidió romper de modo unilateral la coalición de Gobierno que mantenía su formación con el Partido Verde desde las elecciones autonómicas de 2021. Los nacionalistas, liderados entonces por Nicola Sturgeon, se quedaron a dos diputados de la mayoría absoluta, pero decidieron construir un pacto más sólido con los verdes —partidarios también de la independencia— para lanzar un nuevo proyecto soberanista.

Leer más  La milicia Al Shabab captura un helicóptero de la ONU en Somalia | Internacional

Después de reunir a su Gobierno, Yousaf anunció la ruptura del llamado Pacto de Bute House cerrado con los verdes y expulsó del Ejecutivo a los dos miembros de este partido que ocupaban puestos ministeriales, Patrick Harvie y Lorna Slater.

Yousaf sustituyó a Sturgeon en marzo de 2023, después de que un escándalo de las finanzas del partido derivara en una investigación policial en la que se vieron implicados la propia dirigente política y su esposo, Peter Murrell. Su elección dividió profundamente al SNP, y el ala más conservadora, liderada por Kate Forbes, nunca estuvo de acuerdo con los compromisos cerrados con los verdes, o la defensa del Gobierno de la llamada Ley de Autodeterminación de Género.

El laborismo coge fuerza

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Los sondeos de los últimos meses señalan de modo constante que, en unas hipotéticas elecciones generales, el Partido Laborista podría recuperar la fortaleza de la que disfrutó en Escocia durante décadas, antes de que el nacionalismo se la arrebatara, a partir del referéndum de independencia de 2014 —aunque la propuesta de segregación fuera derrotada—. Yousaf quiso reconstruir la unidad de su partido con dos decisiones cuyas consecuencias no fue capaz de prever. Renunció al compromiso pactado con los verdes de reducir en un 75% las emisiones de dióxido de carbono para 2030, y replicó la decisión del Gobierno central de Rishi Sunak de prohibir el tratamiento con bloqueadores de la pubertad a los menores de 18 años.

La expulsión de su socios ha llevado al Partido Verde a anunciar su disposición a respaldar la moción de censura que ya había planteado el Partido Conservador, que reclamaba la dimisión de Yousaf. El Partido Laborista fue más lejos en la suya, que presentó a continuación: pedía la dimisión del Gobierno en su totalidad y la convocatoria de nuevas elecciones autonómicas.

Leer más  Trump podría ir a la cárcel... y aun así ser presidente | Elecciones USA

Yousaf, que necesitaba simplemente un voto de más para evitar el triunfo de las mociones, ha intentado desesperadamente en las últimas horas atraer a su bando a Ash Regan, la diputada que desertó del SNP para pasarse a las filas de ALBA, el partido fundado por el histórico líder nacionalista, Alex Salmond. Las condiciones reclamadas por Regan y su nueva formación implicaban recuperar un planteamiento radical de defensa de la independencia, y poner en marcha un nuevo desafío unilateral de referéndum en contra de la voluntad del Gobierno central del Reino Unido.

La renuncia de Yousaf abre una nueva competición interna en el SNP por el liderazgo, en el que partiría como favorita Kate Forbes, que a punto estuvo de lograr la victoria contra el actual ministro principal. Representante del ala más social-conservadora del partido, podría poner en marcha el giro en las políticas del partido que Yousaf, demasiado atado a la anterior dirección de Sturgeon, no logró hacer.

La formación dispone legalmente de 28 días para nombrar un nuevo ministro principal. De no lograrlo, deberían convocarse nuevas elecciones autonómicas. Todas las miradas se centran ahora en John Swinney, quien fue viceministro principal con Sturgeon y es el preferido de la mayoría de los parlamentarios del SNP. Si su candidatura lograra el apoyo o la abstención de al menos dos miembros de la oposición, la formación nacionalista estaría en condiciones de seguir adelante con un Gobierno minoritario.

igue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_