El barco ‘Open Arms’ zarpa con 200 toneladas de alimentos e inaugura el corredor marítimo a Gaza | Internacional

Por primera vez en la contienda entre Israel y Hamás, un envío de ayuda humanitaria con destino a la franja de Gaza ha zarpado por mar desde la isla de Chipre en la mañana de este martes. A las 07.18 horas de Chipre (06.18 en la España peninsular) unas 200 toneladas de alimentos de la organización humanitaria World Central Kitchen (WCK), fundada por el cocinero español José Andrés en Estados Unidos, han partido desde el puerto de Lárnaca a bordo del buque de la ONG española Open Arms. Con esta misión conjunta queda oficialmente inaugurado el corredor marítimo apoyado en la última semana por la Unión Europea, Estados Unidos y el Reino Unido con el que se espera poder aliviar en parte la crisis humanitaria que golpea a cientos de miles de gazatíes víctimas de la guerra y del bloqueo que impone Israel a la entrada por tierra de ayuda en el enclave palestino.

Por delante tienen 210 millas náuticas (unos 380 kilómetros) hasta las costas palestinas, donde la infraestructura para el desembarco y el reparto entre la población será el siguiente reto. La misión conjunta de World Central Kitchen y Open Arms ha sido bautizada como Operación Safeena (barco en árabe). El chef español ha asegurado que, al mismo tiempo que el remolcador se dirige hacia Gaza, allí sigue en marcha la construcción de un embarcadero que servirá para recibir el cargamento. Desde ese punto, el personal de su ONG lo trasladará a camiones y estos se dirigirán hacia las 60 cocinas que WCK ha desplegado en la Franja, con las que ya han repartido 35 millones de menús. “¡Podemos fracasar, pero el mayor fracaso será no intentarlo!”, ha celebrado en sus redes sociales.

No obstante, los detalles sobre la ruta que seguirá el barco, el momento y el lugar al que llegará y la forma en que se transportará la mercancía desde la plataforma hasta tierra firme no se van a difundir por razones de seguridad, ha indicado Laura Lanuza, portavoz de Open Arms. “No podemos dar detalles, la operación ha quedado sellada desde este momento y hasta que vuelvan a Chipre”, ha confirmado Lanuza.

Leer más  El partido que desafía a Putin alza la voz: “La muerte de Navalni es un asesinato político” | Internacional

La creciente hambruna tras más de cinco meses de guerra hace que las labores de distribución de la poca comida que llega a Gaza sean caóticas porque son muchos los que se acercan desesperados a recogerla. La principal muestra de la situación reinante es lo ocurrido durante la conocida como matanza de la harina el pasado 29 de febrero. Ese día, más de cien personas murieron en torno a un convoy al sur de la Ciudad de Gaza en un incidente en el que las tropas israelíes de ocupación dispararon a personas que, en medio del caos, trataban de hacerse con los sacos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Se trata de “una misión de alta complejidad y que confiamos sea la primera de muchas que logren paliar la situación de emergencia humanitaria que vive la población”, destaca Open Arms al anunciar y celebrar en la mañana de este martes en redes sociales la salida del puerto. Las imágenes muestran al barco con una plataforma flotante añadida al costado de babor del barco para aumentar su capacidad de transporte, circunstancia que hace que la navegación sea muy lenta.

La carga contiene arroz, harina, judías, lentejas, latas de atún y otros alimentos no perecederos y de alto contenido proteico. Va embalada en unos fardos negros en los que se distingue el logo de WCK y la bandera de Emiratos Árabes Unidos, principal financiador de esta misión, creada e impulsada desde hace semanas por las dos ONG: Open Arms por la parte técnica, diseñando un plan que permitiera desembarcar la ayuda en Gaza sin que su tripulación pise tierra —condición sine qua non de Israel— y WCK por la parte diplomática, buscando apoyos y resolviendo permisos.

Leer más  Israel: Netanyahu se desploma en las encuestas por los atentados del 7 de octubre y su reforma judicial | Internacional

“La idea loca fue enviar allí el barco; con este allí yo ya podía tener el apoyo moral de decir ‘no vamos de broma, vamos a ir a Gaza’. Por eso fui a Jordania, fui a Israel…”, explicaba José Andrés el pasado sábado. “Lo mejor de todo es que hemos conseguido que [el ministro de Exteriores británico, David] Cameron, [el presidente de Francia, Emmanuel] Macron y el presidente [de EE UU, Joe] Biden anuncien que van a impulsar este corredor marítimo. Pero es que aunque no vayamos, ya hemos conseguido que la comunidad internacional se active, que es lo que tenía que haber hecho hace 90 días”, celebraba.

El Open Arms tenía su salida prevista el pasado sábado, pero esta se retrasó debido a las condiciones meteorológicas. El lunes por la noche, un portavoz del Ministerio de Exteriores de Chipre indicó a EL PAÍS que la salida era inminente. “Por nuestra parte ya está todo listo y se han realizado todos los trámites. Es un primer envío, por lo que hay muchas cuestiones que afectan al momento final de salida. Esperamos que salga lo antes posible”, añadió.

El corredor marítimo ha sido aplaudido por las propias autoridades israelíes, pero son estas las que, al mismo tiempo, impiden que la ayuda llegue a Gaza por la vía más accesible y barata, la terrestre. Israel controla todo cuanto entra en la Franja, bajo su dominio por tierra, mar y aire.

De hecho, Gaza cuenta con hasta siete pasos fronterizos; seis de ellos separan el enclave de Israel y uno, de Egipto. Desde el comienzo de la guerra solo dos de esos puntos se han habilitado parcialmente. Por un lado, el de Rafah, que separa Gaza de territorio egipcio. Por otro, el de Kerem Shalom, el territorio israelí, pero ubicado junto al vértice en el que confluyen la Franja, Israel y Egipto.

Leer más  La posible marcha de Rutte a dirigir la OTAN aumenta la incertidumbre política en Países Bajos | Internacional

Hay otros cinco pasos (Erez, Karni, Nahal Oz, Sufa y Kissufim) que no están siendo empleados para que llegue ayuda humanitaria a los ciudadanos gazatíes. El de Erez se encuentra a una treintena de kilómetros del puerto de Ashdod, a cuyas instalaciones llega parte de la ayuda destinada a Gaza, pero que es bloqueada, como en Kerem Shalom, por grupos ultras israelíes que defienden la asfixia humanitaria de los palestinos como herramienta para ganar la guerra.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_