¿Es posible llegar a tener una factura eléctrica de cero euros? | Sociedad

Los elevados costes de la electricidad llevan tiempo condicionando el comportamiento de los consumidores. En verano, quizá, se lo piensen dos veces antes de poner el aire acondicionado; en invierno, quizá, decidan luchar contra el frío ayudándose de abrigos y mantas antes de poner una calefacción que se traduzca en facturas inasumibles. Una costumbre que, para algunos, puede ser pronto algo del pasado, gracias a una iniciativa de autoconsumo remoto que, más allá de reducir considerablemente los gastos, puede incluso llegar a lograr lo imposible: el vellocino de oro, la factura cero.

Así, por ejemplo, le ha sucedido a Antonio Molina Prats, encargado de personal en una empresa de fertilizantes que vive en Villena (Alicante). Como el resto de usuarios de Comunidad Solar, una empresa española dedicada al autoconsumo energético sostenible, Antonio pudo adquirir varios paneles solares en remoto (tres, en su caso), no instalados en su tejado sino en un parque fotovoltaico situado a 151 kilómetros de distancia. Gracias a ellos, y a sus participaciones en una pequeña hidroeléctrica, Antonio no solo ha generado suficiente energía como para cubrir su propio consumo, sino que los excedentes obtenidos le han ayudado también a compensar los gastos fijos de la factura, como peajes, impuestos y potencia contratada. Frente a los 54,73 euros de julio de 2022, este mes sucedió lo imposible: total factura, cero euros.

Esto, en cualquier caso, depende del consumo energético que se tenga mes a mes, y de si los paneles eléctricos se han pagado al contado (como en el caso de Antonio) o, por el contrario, se han financiado al 5,9 %. “Hay épocas, como por ejemplo de mayo a septiembre, en las que se genera una gran cantidad de energía, y gracias a la venta de excedentes se puede llegar a facturas de cero euros”, explica Eugenio García-Calderón, cofundador de Comunidad Solar. Si el consumo es superior, se tendrá que pagar algo, pero siempre en una proporción mucho menor.

Leer más  Enfrentando la infertilidad masculina: estrategias exitosas para superarla

Si Antonio, por ejemplo, hubiera financiado con Comunidad Solar sus tres paneles solares (3.597 euros) en 10 años, la cuota mensual durante ese tiempo hubiera sido de 40,48 €. Eso sí, una vez amortizados, los paneles aún tienen otros 20 años de vida por delante, en los que el beneficio es del 100 %. Además, al ser de su propiedad, puede manejarlos a su antojo: si se muda, solo tiene que notificar el cambio de dirección; puede cedérselos a otra persona, a sus herederos e incluso vendérselos a otro usuario o a la misma empresa, si en algún momento ya no los quiere.

Una comunidad que va más allá del ahorro

El sistema de Comunidad Solar es sencillo, y permite a cualquier ciudadano acceder a las ventajas que ofrece la producción y el autoconsumo de energías renovables, independientemente del lugar en el que se viva: al adquirir paneles solares en remoto, no necesitan disponer de tejado propio ni tienen que preocuparse por buscar un instalador, pedir un permiso de obras o estar pendientes de su mantenimiento. Simplemente contactan con la empresa, que estudia sus patrones de consumo y les recomienda el pack energético más adecuado a su situación, y ellos deciden si los abonan al contado o los financian.

Cada uno de los paneles solares (ubicados en Fuente Álamo, Murcia) tiene una vida útil de 30 años garantizados, cuesta 1.199 euros y va acompañado de una participación de 100 kW en la pequeña hidroeléctrica que Comunidad Solar tiene junto al Pisuerga, en la provincia de Palencia. Dependiendo del precio del mercado de energía, el retorno de la inversión se sitúa entre los seis y los nueve años.

Leer más  Cuando a un refugiado no le basta con ser un alumno brillante | Vidas Nuevas
* La energía a 0€ es la producida por tu mix energético, aunque seguirás pagando por la potencia contratada, peajes y costes regulados, y la energía que no produzcas.
* La energía a 0€ es la producida por tu mix energético, aunque seguirás pagando por la potencia contratada, peajes y costes regulados, y la energía que no produzcas.

La motivación principal es, evidentemente, el ahorro, pero permea en todos ellos (empresa y comuneros) un sentimiento de pertenencia y de orgullo por estar implicados en una iniciativa que les permite consumir de una manera mucho más sostenible, fuera de la red de las grandes eléctricas. Porque, como ya declaró García-Calderón a este periódico el pasado mes de junio, “hay gente que busca esa independencia energética, gente que está cansada de las grandes empresas que han estado manipulando nuestro sistema eléctrico y nuestra política, concentrando un gran poder que no han sabido gestionar de forma responsable”.

¿Cómo se consigue la factura cero?

Una vez los paneles solares se han pagado en su totalidad (financiados o no), el ahorro se deja notar más claramente. Cuando Albert Escoms, un comercial de 44 años, y su mujer, Lizeth Sánchez, logopeda de 42, se unieron a Comunidad Solar, adquirieron cinco paneles solares, y como tenían un dinero ahorrado los pagaron al contado. Este mes, el primero con autoconsumo remoto, su recibo ha ascendido a 21,51 euros por 32 días, mientras que en el mismo mes del año pasado abonaron 76.

En su factura aparece su energía detallada por horas: durante la noche, Albert y su esposa consumieron más electricidad de la que estaban produciendo, por lo que en esa franja horaria tuvieron que pagar la diferencia al precio del mercado. Sin embargo, durante el día fue justo al revés: generaron mucha más electricidad de la que consumieron, y los excedentes sirvieron para obtener ingresos con los que compensaron en parte los costes fijos.

Leer más  El ocaso de los coches de combustión tensa aún más la agenda verde europea | Clima y Medio Ambiente

“Nosotros recomendamos que los potenciales comuneros compren un número de paneles solares tal que les entreguen un 135 % de la energía que consumen. De esta forma, podrán tener suficientes excedentes que se venden al mercado y que les permitirán no solo dejar de pagar por la parte de energía en la factura de la luz, sino también por los costes fijos como la potencia, los peajes y demás”, explica García-Calderón. Los comuneros disponen de una aplicación móvil con la que pueden comprobar la producción de sus paneles y miniturbinas en tiempo real, además de hacer un seguimiento de la energía total producida y el ahorro obtenido.

“La gran ventaja [de esta iniciativa] es poder generar tu propia energía comprando tus paneles solares en un parque renovable. Es algo revolucionario que te permite no depender del precio de la energía y ahorrar miles de euros”, recuerda el corresponsable de Comunidad Solar, en cuya web hay disponible una calculadora para estimar los paneles necesarios según el consumo que se tenga. “Actualmente somos la única comercializadora de España que te permite comprar paneles y turbinas hidroeléctricas, y que la energía que produzcan te cueste cero euros en tu factura de la luz. Además, no tenemos márgenes comerciales en la venta de los excedentes ni en la energía que suministramos”.