Fabio Quartararo renueva con Yamaha y apuesta por el camino difícil | Motociclismo | Deportes

Fabio Quartararo tenía varias propuestas encima de la mesa, pero su decisión final de renovar por Yamaha le aboca al camino más difícil en pleno apogeo de las fábricas europeas. Este viernes, la casa de Iwata ha anunciado por sorpresa la firma de un nuevo vínculo con el piloto francés, campeón del mundo en 2021 y uno de los talentos más codiciados de la parrilla a sus 24 años, hasta 2026.

La profunda crisis técnica de las marcas japonesas, acentuada desde el estallido de la pandemia en 2020, las ha situado varios pasos por detrás de la referencia del campeonato, la italiana Ducati. El dominio de la marca de Bolonia ha sido tal que hasta Marc Márquez, ocho veces campeón del mundo y el piloto mejor pagado de la parrilla antaño, decidió romper su opulento contrato oficial con Honda para subirse a una de las motos satélite de Borgo Panigale.

Tentado principalmente por Aprilia, que junto a la austríaca KTM está mucho más cerca de competir de tú a tú con las Desmosedici, Quartararo ha decidido mantenerse firme y confiar en el plan de transformación radical presentado este invierno por Yamaha. La contratación de ingenieros de primer calibre de Ducati, desde Marco Nicotra (aerodinámica) hasta Max Bartolini (dirección técnica), son la demostración más significativa del cambio de actitud que ha convencido al piloto de Niza. “Este invierno, Yamaha me demostró que tienen un nuevo enfoque y una nueva mentalidad agresiva, y mi confianza es alta”, asegura El Diablo, que acumula 11 victorias, 31 podios y 16 poles desde su desembarco en MotoGP.

Leer más  Educación: Vivir en Mallorca y trabajar en Ibiza: 10 aviones semanales para conservar la plaza y conciliar | Educación

“Hace seis años, me dieron la oportunidad de dar el salto a MotoGP, y desde entonces hemos conseguido grandes cosas juntos. Nos queda un largo camino por delante para volver a luchar por las victorias, pero trabajaré duro y juntos podemos volver a conseguir nuestro sueño”, remacha Quartararo tras la firma del nuevo contrato. La sequía del francés a lomos de la M1 dura ya 32 carreras, casi dos años sin saborear el triunfo y muy lejos de las posiciones delanteras salvo contadas excepciones. Ya en 2022, cuando perdió el título a manos de Pecco Bagnaia en la última carrera tras una nefasta segunda mitad de curso, justo coincidiendo con el inicio del dominio apabullante de Ducati en la categoría reina, Yamaha reaccionó incorporando talento europeo procedente de la Fórmula 1.

Luca Marmorini, exingeniero responsable del departamento de motor y electrónica en Ferrari, puso las primeras piedras de la renovación del proyecto de los japoneses. A pesar de cosechar éxitos en la mejora de la velocidad punta, las flaquezas en el resto de áreas terminaron por desequilibrar los puntos fuertes de una moto conocida por su finura en las frenadas y buen paso por curva. Los cambios más recientes buscan redondear la transformación iniciada en 2022 e integrar todas las piezas del nuevo ecosistema en Yamaha, más europeo que nunca.

“Hemos hecho cambios significativos en la organización, incluyendo un nuevo sistema de gestión interna, el reclutamiento de expertos de primer nivel, alianzas técnicas externas, mayor presupuesto de desarrollo y un programa de pruebas más intenso”, señala Lin Jarvis, director del departamento de carreras de Yamaha. “Mantener a Fabio como parte del equipo era algo clave para el proyecto, y vamos a dejarnos la piel para asegurarnos un futuro brillante con él en pista, tomando un enfoque más agresivo en el desarrollo de la moto”, añade el británico, uno de los principales responsables de la época dorada de la fábrica de Iwata durante los tiempos de Valentino Rossi y Jorge Lorenzo.

Leer más  Andalucía pide que se repartan fondos por número de víctimas de violencia machista: “No puede valer más una mujer en Cataluña” | Sociedad

La continuidad de Quartararo en Yamaha hace caer otra pieza del domino en el mercado de pilotos, donde solo seis corredores tienen asegurada su plaza de cara a 2025 en una parrilla que presenta todavía 16 huecos. La decisión del francés indica también que su fábrica está cerca de cerrar un acuerdo para volver a contar con un equipo satélite sobre la pista -previsiblemente el VR46 Racing-, otro elemento importante a la hora de contar con más y mejores datos, además de los comentarios de más pilotos con estilos diversos, para desarrollar el mejor prototipo posible en aras de volver a triunfar y alzarse con el título en la categoría reina.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.