El Sabadell acusa al BBVA de vulnerar la norma de opas con su oferta | Economía

Guerra total entre el Sabadell y BBVA: en el mismo día que el banco presidido por Carlos Torres ha presentado una oferta pública de adquisición hostil para comprar al Banco Sabadell, este ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que los datos proporcionados por la entidad oferente vulneran el régimen de este tipo de operaciones e introduce documentación incompleta que puede afectar al mercado.

El texto presentado al supervisor de los mercados señala que la documentación que ha publicado BBVA no ha sido “incorporada al anuncio, así como la información proporcionada en la reunión vulneran el artículo 32.1 del Real Decreto 1066/2007, de 27 de julio, sobre el régimen de las ofertas públicas de adquisición de valores”. En general, añaden, “introducen datos incompletos que pueden afectar al mercado”. Esta circunstancia ha sido trasladada a la CNMV “en aras de que el mercado cuente con información completa y transparente y se garantice un proceso ordenado y correcto”, añade el comunicado. A lo que agrega: “BBVA ha publicado una presentación en inglés sobre la operación, una nota de prensa y ha convocado a analistas e inversores a una presentación que ha tenido lugar a las 9.30 de la mañana, en la que posteriormente se ha abierto un turno de preguntas”.

Además, según apuntan diversas fuentes del sector, BBVA no habría respetado el deber de pasividad al entrar en contacto con inversores de la entidad que quiere adquirir, punto que niegan desde el banco presidido por Carlos Torres.

De esta forma, aumenta la escalada en la guerra abierta entre ambos grupos bancarios. De hecho, la acusación de la entidad que preside Josep Oliu se produce a escasas horas de que el BBVA presentara una oferta pública de adquisición hostil por el 100% de sus acciones tras el rechazo que provocó en el consejo del catalán la propuesta de fusión amistosa comunicada la semana pasada. La oferta mantiene el precio y condiciones -un pago en acciones del BBVA que supone valorarlo en unos 11.600 millones de euros, según el cierre de Bolsa de este jueves- y su futuro es incierto. Además, el Gobierno ha salido en tromba contra la operación, los sindicatos han alertado sobre la destrucción de empleo y la respuesta de los accionistas, muy atomizados, es una incógnita.

Leer más  Presunta envenenadora en serie Thai enfrenta ahora al menos 13 cargas de asesinato

La unión del BBVA, segundo banco español por activos, con el Sabadell, cuarto, agudizaría la concentración en el sector financiero en España, con más del 70% del mercado en manos de los tres grandes. Para Carlos Torres, presidente de BBVA, representa un todo o nada: es la segunda intentona por el Sabadell, tras las negociaciones infructuosas de 2020, y ahora lanza un nuevo pulso contra ejecutivos y Gobierno.

Por su parte, el banco que preside Josep Oliu considera que la oferta hecha, a razón de un título del BBVA por cada 4,83 acciones del Sabadell, “infravalora significativamente” el proyecto de la entidad y sus “perspectivas de crecimiento”. La entidad afeó que la oferta no contuviese una parte en dinero en efectivo, lo que hacía depender la valoración del banco catalán de la cotización del ofertante. Ante la negativa del BBVA de mejorar la suma y dejar la decisión a los accionistas, Banco Sabadell ha decidido contraatacar dejando entrever que esta operación hostil contraviene las reglas del mercado.

En esta defensa se utilizarán las palabras utilizadas durante la rueda de prensa del presidente de BBVA, Carlos Torres, aunque fuentes oficiales del Sabadell no confirman este punto. Las desavenencias surgen de una declaración en concreto del presidente del BBVA. “Algunos accionistas nos han trasladado que valoran positivamente la operación”, ha dicho Torres, si bien no ha cuantificado qué porcentaje representan estos inversores. Además, ha dejado entrever que estos contactos fueron anteriores a la presentación de la OPA. Es decir, se podría escudar en esta cuestión para defender que no ha incumplido el deber de pasividad. Esto es, que no ha entrado en contacto de forma proactiva con inversores de la entidad que pretende adquirir.

Leer más  También lo fue la detención de manifestantes antes de la coronación del rey Carlos III

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal